archivo

Archivos Mensuales: mayo 2012

“Las investigaciones sugieren que las personas recuerdan el 10% de lo que leen, el 20% de lo que ven, el 50% de lo que oyen y el 90% de lo que hacen. ¿Cómo podrían influir estos porcentajes en el diseño de exposiciones?”

Cita extraída de Diseño de exposiciones de Pam Locker (Editorial GG). Próximamente reseña 😉

Anuncios

Hace dos días el periódico semanal catalán La Directa destapó un verdadero escándalo. Publicó el proyecto de final de Máster en Politicas Públicas de Seguridad (organizado por la UOC) del comisario de la policía catalana (Mossos d’Esquadra), David Piqué.

A lo largo de las 37 páginas del documento, Piqué detalla cómo acabar con movimientos activistas “antisistema”, haciendo un repaso por distintos métodos militares, incluidas tácticas ilegales que, según fuentes jurídicas suponen un delito de prevaricación:

“Quizás habría que aprovechar para dejar que, durante el recorrido, se produzcan suficientes actos vandálicos”. De ésta manera, afirma, la posterior desproporcionada actuación será más justificable y vendible en los medios de comunicación.

Continua extracto (páginas 28, 29):
“Incluso si la concentración o manifestación, que es lo que estamos hablando, no se prevé bastante violenta, se puede llegar a provocar un poco, con detenciones poco justificadas y nada pacíficas unos días antes para calentar el ambiente. También se pueden hacer “redadas” preventivas a los lugares donde se encuentran habitualmente personas cercanas a la ideología de los convocantes con la excusa de buscar drogas o lo que sea necesario.

 La ”redada” estará especialmente mal hecha y con trato humillante para encender más los ánimos, si es necesario.

La consecuencia previsible de estos comportamientos previos y el diseño del dispositivo policial, es que acabará con una “batalla campal”.

Además de la estrategia previa, en cuanto algún grupo descontrolado empieza las acciones violentas, las unidades de policía ni se mueven y cuando la violencia empieza a ser generalizada, la actuación policial se retrasa deliberadamente hasta que los daños producidos son socialmente inaceptables. Es entonces cuando se producen las cargas policiales que en ningún momento quieren ser disuasoria, no se disimula.

Se va directamente contra los manifestantes, que ya son considerados vándalos, y se les ataca con suficiente velocidad para que no dé tiempo a la fuga y se provoque el enfrentamiento físico.

En este estadio, los manifestantes atacan a la policía con todo lo que tienen y que les ha dejado tener, realmente se están defendiendo, pero no lo parece. Han sido acorralados. La violencia entre agentes y manifestantes se desata, se personaliza y se descontrola.

Es lo que se quiere. Comienzan a aparecer víctimas inocentes – daños colaterales se dice ahora- Los que han rehuido el enfrentamiento, se encuentran con el resto de unidades policiales que los cierran el paso y que no hacen detenidos – prisioneros -, la dispersión no es voluntaria , es a golpe de defensa (porra) y cualquier atisbo de resistencia es contestada con contundencia exagerada y detenciones masivas.

En las batallas de la antigüedad, era cuando se envía a la caballería a perseguir a los que huían mientras la infantería extermina a los que se han rendido en el campo de batalla.

Lamentablemente, esta táctica no es exclusiva de regímenes totalitarios, también se da con demasiada frecuencia en muchas democracias occidentales. Quizás puede ser debido a dos factores: Una estrategia política que no considera otra opción que no sea la visión del problema como un conflicto de orden público y el otro, en la que se encarga el control de la calle y los manifestantes / activistas a unidades policiales poco disciplinadas, vengativas y provocadoras.

Vergonzoso que este tipo de tesis proliferen desde instituciones educativas como la Universitat Oberta de Catalunya, y más vergonzosa es la ocultación de la tesis por parte de Recerca.cat, el depósito digital catalan de investigaciones y tesis que, curiosamente, ha restringido el acceso al documento 48 horas después de la noticia.

El archivo, sin embargo, ha corrido como la polvora por la red. Puedes leer la versión en catalán aquí y una traducción al castellano aquí.
Saquen sus conclusiones, porque sobran los comentarios.

Volvemos de reseñas y hoy le toca a Bob Gill. Se trata de su libro Olvide todas las reglas que le hayan enseñado sobre diseño gráfico. Incluso las de este libro (Editorial Gustavo Gili, 1981).

El título ha acabado en mis manos gracias a la web del estudio holandés Experimental Jetset. Afirman estos chicos que el libro les influyó de manera muy notable ya en su época de estudiantes, por la manera en que relacionaba el problema de diseño y la solución. Con esa presentación no quedaba otra que echarle un vistazo y, ya que merece la pena, dejarles la reseña.

El autor es Bob Gill, un estadounidense que ha trabajado como diseñador, ilustrador, publicista, cineasta. También es un mal músico (como el mismo se define). Después de cursar estudios de diseño y dibujo en Filadelfia, Pennsylvania y Nueva York comenzo a trabajar en esta última ciudad durante los años cincuenta. Como ilustrador trabajó para Esquire, Fortune y otras revistas al mismo tiempo comenzó a impartir algunas clases. EN 1960 a Londres, donde produjo inmensa cantidad de trabajos destacando notablemente en su campo profesional. Antes de la creación de Pentagram, se asoció y trabajó junto con Alan Fletcher y Colin Forbes, con los que escribió Graphic Design: Visual Comparisons donde exponían sus ideas sobre diseño. Participó asimismo en la fundación del D&AD. En 1975 decide volver a Nueva York, donde, además de diseñar, realizó trabajos el campo de la cultura, cine (pornográfico) y teatro con Beatlemanía.

El libro, narrado en primera persona por el propio autor, trata de manera amena la forma de abordar problemas en diseño gráfico. Alejarse de los convencionalismos y modas estéticas de nuestro entorno y dejar de “exigir a los clientes que compartan nuestro gusto estético”.

Para Gill el problema es el planteamiento del diseño. El diseñador ha de buscar imágenes concretas que sirvan exclusivamente a un problema particular, que sólo sean válidas en ese contexto. A partir de aquí el autor hace una gran muestra de sus trabajos que, explicados desde ésta lógica, ayudan a entender mejor sus conceptos. El libro está dividido en ocho capítulos, cada uno centrados en un tema particular y acompañados de ejemplos ilustrados. He aquí algunos de los consejos:

– Los textos interesantes requieren de soluciones banales, la imagen jamás ha de competir con el texto. Los textos banales, si no se replantean, necesitan en cambio de soluciones gráficas interesantes. Piense!

– Reflexione antes de comenzar un trabajo de ilustración, tener una visión especifica del problema es importante. Una vez estudiado el problema comience a pensar el tratamiento que dará a los trazos, tonos, textuas, líneas y demás elementos visuales de su imagen.

– Copie! En diseño y en el arte copiar no está mal, siempre y cuando las imágenes trasciendan su sentido original y sirvan a sus nuevos propósitos comunicativos. No deje de pensar en las connotaciones culturales, históricas o ideas asociadas a las imágenes existentes.

– Menos es más. Más es más. Vaya a los extremos, busque la simplicidad en sus trabajos, sin dejar de llevar las tendencias gráficas al máximo. “No es natural llevar las cosas a su extremo. Por eso lo recomiendo”.

Dicho esto sólo queda destacar el carácter visual del libro. Con un texto muy escueto (no por ello menos útil o complejo) el grueso del volumen lo constituyen más de 150 trabajos acompañados de una breve explicación. Tremenda la aportación teórica de Bob Gill, sobretodo en estos momentos cuando la palabra diseño se encuentra más que viciada en algunos ámbitos…

Actualmente se encuentra descatalogado puesto que se editó en 1982 a la versión catellana por la editorial Gustavo Gili. Así que no dejen pasar la ocasión si lo encuentran algo desfigurado en alguna estantería universitaria.

Lo leemos en el blog de de la asociación de directores gráficos y diseñadores gráficos ADG-FAD: alumnos de la Escuela Superior de Arte y Diseño Llotja, durante sus prácticas en la Associació Amical Viquipèdia (Asociación catalana de amigos de Wikipedia), aportaron su granito de arena ilustrando artículos que carecían de contenidos visuales. Todo ello, como no, bajo licencias libres.

Una muy buena noticia y otro gran ejemplo de diseño social.

Qué tienen en común un libro épico hindu del s. III antes de nuestra era, Mahabharata, la Comuna de París y la política y relaciones sociales contemporáneas. Esos (y muchos más) son los temas tratados en OVNI 2012.

“OVNI propone una mirada sobre la actual situación de conflicto, más allá de la inmediatez de lo económico y político, intuyendo la persistencia del olvido. Una mirada que parte de un doble núcleo: Le Mahabharata de Peter Brook y La Commune de Peter Watkins, contextualizadas con una serie de vídeos que reflejan la contemporaneidad.”

+ info y horarios aquí.